Archivo para la categoría en mi experiencia

Chris Daughdrill, criadero Longleaf

marzo 2011, No. 157

Por Rodolfo J. Guerrero Z.

– Primero que nada, Chris, gracias por tu atención y el tiempo que nos dedicas. Empecemos por lo básico, ¿cuántos años tienes como criador?
– He criado gallos desde hace 25 años.

157Chris01

Mr. Chris Daughdrill

– ¿Con qué familias comenzaste a criar?
– Inicié con una familia de Hatch, una de Butcher y una Roundhead. Los gallos me los dio un muy buen amigo.

– Actualmente ¿cuáles son las familias que crías?
– Las familias más importantes en mi gallera son líneas de Hatch tanto Green como Yellow Leg, además de los Roundhead y Murphy, los Kelso y algunos Sweater. También crío algunos Asiles y Giros Green Leg.

157Chris02

Gallo Hatch Yellow Leg, de la cría de Longleaf, en Louisiana, USA.

– ¿De dónde provienen tus familias y los Asiles?
– Los Hatch, los Giros y los Murphy, vienen del señor Carl Smith de Alabama.

– ¿Qué porcentaje de tus aves tiene sangre Asil?
– El señor Smith siempre ha criado gallos mitad Murphy y mitad Asil y otros ¾ Murphy y ¼ Asil. Este año comenzaré a mezclar sangre Asil y pienso hacerlo de la misma manera; voy a empezar con aves mitad Murphy y mitad Asil. Carl Smith criaba entre 500 y 600 sementales para Bob Howard, cuando Howard se encontraba en la cúspide de su carrera y conseguía victoria tras victoria. Estas son las líneas que crió para Bob Howard y eso la gente lo entiende, sabrán a quién me refiero cuando lean esto. Los Asiles son algo nuevo para mí, pero Carl me dijo que era importante que tuviera algunos, porque siempre han salido muy buenos.

– Cortan muy bien.
– Muy bien. De hecho, a esta línea de Asil la jugaron hace unos años en Sunset y ha sido de mucha casta.

157Chris03

Gallo Murphy, de la cría de Longleaf, en Louisiana, USA. (fotos: RJGZ)

– ¿Dónde has jugado tus gallos Asiles?
– No los he jugado personalmente aun, pero le mandé unos seis a Mario Ramos, de “Santa Julia”. Él y Jimmy Gómez jugaron algunos en México y gustaron mucho.

 

– ¿Cuál es el tipo de gallo que mejor te funciona cuando vas a México?
– Los mejores, de acuerdo a mi experiencia, son medio Hatch y medio Roundhead, además de los ¾ Hatch y ¼ Roundhead y los Hatch / Murphy. En noviembre del año pasado, en Juriquilla, jugué unos gallos ¾ Hatch y ¼ Roundhead y unos mitad Hatch y mitad Murphy y terminé con un marcador 4-1.

– ¿De donde provienen tus Roundhead?
– Adquirí los Roundhead en 1993 y son de Leonard y Alice Bergeron, una pareja ya mayor que todavía vive en Louisiana y anda ya por los 90 años. El señor Bergeron los adquirió a su vez de Hugh Norman en los años 70.

157Chris06.jpg

Pollón Round Head / Hatch, de la cría de Longleaf, en Louisiana, USA.

– ¿Juegas tus gallos en Filipinas?
– Sí, he jugado en Filipinas desde hace unos seis años y he tenido éxito. El año pasado un hombre jugó gallos míos allá y consiguió un triunfo 6 a 1 en el Derby Candelaria, el más complicado de Filipinas.

– ¿Es diferente el tipo de gallo que llevas a Filipinas del que llevas a México?
– Son muy similares. Mando mucho gallo medio Hatch y medio Roundhead, otros medio Roundhead y medio Kelso. En lugar de hacer gallos ¾ Hatch y ¼ Roundhead como los que llevo a México, para Filipinas hago lo contrario y mando unos ¾ Roundhead y ¼ Hatch.

– ¿Haces esto para que los gallos sean más voladores?
– Así es.

157Chris07

Pollón Murphy, de la cría de Longleaf, en Louisiana, USA.

– Supongo que también tiene que ver el estilo y el tipo de arma.
– Sí, los gallos son mucho más inteligentes cuando son ¾ Roundhead.

– ¿Por qué no apuestas por un gallo más inteligente con la navaja tres cuartos?
– Creo que por el tipo de arma en Filipinas no puedes cometer errores. En cambio, en México debes ser más fuerte e implacable en tu estilo; cuando estás cerca necesitas más poder. En Filipinas las peleas se deciden en un navajazo, a diferencia de México. Por eso, cuando envío aves medio Hatch y medio Roundhead, mando a las madres Roundhead a Filipinas y las Hatch, a México, porque son más fuertes.

– ¿Cuál es el arma que más te agrada?
– Prefiero la navaja filipina, con esa tuve los mejores triunfos en los inicios de mi carrera. Durante mis primeros 10 ó 12 años en el negocio jugué al estilo filipino.

157Chris12

Pollón Hatch, de la cría de Longleaf, en Louisiana, USA.

– ¿Esta preferencia se debe a que la mano del hombre interviene en menor medida en el estilo filipino?
– No, en realidad me gusta que el soltador esté en contacto con el gallo. Creo que mi preferencia se debe al éxito que tuve en mis inicios.

– ¿Cuáles de las sangres puras que crías pueden jugarse en México?
– Probablemente los Roundhead; tendrían que ser de tres años, eso sí. Además, puedo mencionar a los Hatch Yellow Leg que, de las líneas que manejo, son los de mayor pureza.

– ¿Dónde obtuviste a tus Hatch Yellow Leg?
– En realidad son una mezcla. Comenzamos con unos pollos que compré en Hawai y también conseguí sangre Yellow Leg Stewart de Jack Medlin. Mezclamos a los pollos con otras tres familias, una de las cuales era de un criador local que había jugado con esos pollos un buen tiempo; a esa última línea la llamamos Frog Yellow Leg. Después de mezclar a las familias obtuve mi propio Hatch Yellow Leg. A estos gallos puros los he jugado mucho en México este año con “El Faraón”, con muy buenos resultados.

 

157Chris13

Pollón Giro, de la cría de Longleaf, en Louisiana, USA.

 

– Así que básicamente, crías líneas puras de Roundhead, Hatch Yellow Leg y los Murphy. Sé que también comenzaste a criar Giros Irlandeses y cuatro familias Hatch: los Leiper, McLean, los Black Gold y los Penny. ¿Nos puedes hablar más de estas dos últimas familias?
– Los Penny se los compré a John Bishop, quien vive en California. De hecho, debo decir que tener tantas familias no fue algo planeado. Durante años traté de deshacerme de ciertas familias para cuidar mejor de unas pocas, pero no he encontrado las razones correctas para sacarlas. Todas han salido muy buenas y juegan muy bien. Regresando a los Penny, son cría de John Bishop y James Talley. Los Black Gold que tengo, junto con los Leiper, son del señor Carl Smith, de Alabama. Desde hace muchos años Smith los cruza con los Murphy con muy buenos resultados y no quise cambiar eso. Los McLean fueron los primeros gallos que compré y yo digo que son un “tipo de McLean” y no solamente gallos McLean. He tenido éxito con todas las líneas y he cruzado todas con los Roundhead, entonces ese es el común denominador entre mis gallos, la sangre Roundhead.

– ¿Cómo te va con los Blue Face?
– No crío muchos Blue Face, de hecho le dí mis Blue Face a un muy buen amigo. Estos gallos los obtuve de la gallera O’Hatchee de Jerry Ellard hace unos 13 ó 14 años. En ese tiempo, jugábamos mucho en el Hickory Game Club y fue cuando Jerry decidió salirse del negocio, así que me dio sus gallos Blue Face. Sin embargo, debo decir que todos los Hatch me han salido muy buenos y es lo mismo para los Roundhead. Creo que por eso no me deshago de ellos, trato de hacerlo pero todavía no lo consigo.

157Panoramica

Instalaciones de Longleaf

– Hace un rato mencionaste que un Roundhead de tres años está listo para pelear en México. De acuerdo con tu experiencia ¿a qué edad se encuentran listos para pelear los distintos gallos que crías?
– Yo diría que mis Roundhead no maduran muy rápido. Si quieren jugarlos “puros”, sugeriría esperar hasta que el ave cumpla los tres años, en ese punto son mucho más inteligentes y fuertes. Si intentan jugarlos cuando tienen dos años, no es igual; quien inició su cría hizo inbreed por 20 años y yo ya llevo unos 25 con esa técnica. Es por eso que necesitan el año extra: crecen más y se fortalecen. Los Leiper maduran antes, a diferencia de los Black Gold, a los que toma más tiempo para llegar a la madurez. Y por alguna razón, si cruzas a los Black Gold con los Roundhead, a los d os años tienes un excelente gallo de pelea.

– ¿Cuáles son las características que en lo personal te agradan cuando seleccionas un semental?
– El semental debe tener una conformación excelente. Las patas deben encontrarse en el punto exacto respecto del cuerpo, además debe tener un buen balance y ojos perfectos. Debe tener también una muy buena actitud, que sepa que él es el macho y que debe tener controlado su terreno. Por la manera en la que se mueve, se puede determinar qué tipo de gallo será.

157Chris11

Murphy en cancel de reproducción de la cría de Longleaf, en Louisiana, USA.

– Para elegir el semental ¿tienes un lote de hermanos y los pruebas o solamente seleccionas por estas características?
– Siempre selecciono por el pedigrí y la conformación del ave. No acostumbro jugar con los gallos puros, especialmente los Roundhead. Lo que sí hago es probarlos con rigor en mi gallera. Sí juego con algunas de las familias de Hatch, pero no los Roundhead o Murphy. Siempre lo hago así.

– En el caso de las hembras ¿cómo las eliges?
– Es más o menos lo mismo. Debe ser un ejemplar perfecto, desde los ojos hasta las patas; también me gusta que tengan una cola fuerte. En el caso de los Roundhead, puedes entrar al corral y tomar al ave sin problema; creo que esa es una de las razones por las que conservo esa sangre, son muy buenos. Una gallina debe ser fuerte a su modo, además de segura de sí. Eso es lo que busco en una gallina para cría.

– ¿A qué edad te funciona mejor aparear a las hembras?
– Comienzo a los diez meses. En ese momento meto a las pollas en corrales individuales y luego de un tiempo de estudiarlas, digamos, unas cuatro o cinco semanas, elijo a las más aptas para cría. Por ejemplo, el año pasado tenía unas 20 ó 24 gallinas y terminé por elegir solamente a dos para cría; ya las vieron en la gallera. El resto tiene muy buenas cualidades y envié varias a compradores. Siempre envío aves que yo mismo criaría, pero vendo porque no puedo mantenerlas a todas. Hasta el día de hoy, no he conocido un comprador que esté decepcionado de las aves que vendo. Nunca he tenido problemas con las aves que envío.

– Antes de iniciar el apareamiento ¿aplicas algún tratamiento especial a las aves o solamente dejas la alimentación usual?
– Los alimento con el mismo producto. Usualmente agrego algunos pellets cuando están en el corral donde ocurre el apareamiento. Lo único que hago antes de meter a machos y hembras al corral, es administrar una dosis de antibióticos, para eso utilizo el Baytril, además de desparasitarlos de manera externa.

– Sé que el Baytril es un antibiótico ¿lo utilizas de manera preventiva?
– Sí, lo uso como antibiótico porque es muy bueno en caso de problemas respiratorios. Me gusta asegurarme que las aves no padecen enfermedad alguna y realmente lo uso como tratamiento preventivo cuando meto las aves al corral de apareamiento.

– ¿A qué edad consideras que un gallo o gallina ya no se debe usar para criar?
– Me gusta utilizar sementales jóvenes, así que, en la mayoría de los casos, no uso sementales de más de cinco años. Por supuesto que tengo algunas excepciones, por ejemplo, el semental Roundhead que vieron hace un rato, tiene alrededor de nueve años de edad y también tengo un semental Murphy que tiene unos ocho o nueve años. Son ejemplares muy especiales y gozan de una gran salud. Sobre todo, siguen produciendo excelentes aves. En cuanto a las hembras, no tengo una edad límite. Las incluyo en los programas de cría mientras se encuentren saludables y cumplan con los requisitos físicos que establezco. Creo que se puede mantener a una gallina en cría hasta edad avanzada. En mi gallera no tengo gallinas de más de seis años pero no me disgustaría criar con gallinas mayores mientras se encuentren saludables y se vean bien. Eso sí, me aseguraría de cruzarlas con un semental joven.

157Chris17

Gallina de cría con polluelos Murphy, de la cría de Longleaf, en Louisiana, USA.

– De acuerdo con tu experiencia ¿cúal ha sido la gallina de mayor edad en tus programas de cría?
– Probablemente la gallina más grande sea una de nueve años que cruzaba con un semental para preservar la sangre. En cuanto a los gallos, creo que el de mayor edad fue uno de nueve o diez años. Lo crucé porque quería salvar la sangre y no tenía muchas opciones disponibles. En lo general, busco cruzar ejemplares jóvenes durante el apareamiento y me gustaría establecer la crianza sólo con ejemplares de hasta cuatro años. Sin embargo, en ocasiones me encuentro con aves especiales que aun cuando rebasen la edad, son muy buenas para criar. Un ejemplo de eso es el Roundhead del que hablaba; todos sus hijos tienen excelentes cualidades. Cuando lo cruzo, solamente me aseguro de meterle pollas.

–¿Qué cosas debería corregir el preparador de gallos en México en términos de hábitos y vicios?
– Creo que en México sobrealimentan a las aves. Considero que no cuentan con el equipo necesario para controlar la humedad en el animal. Aquí, cada ave tiene su casa individual con control de temperatura y humedad, sin embargo, en México las condiciones cambian y no pueden controlar estos dos factores. Pero el elemento más importante es la alimentación, dan mucho más alimento del que acostumbramos acá.

– ¿Qué consejo le darías a un mexicano que prepare tus aves?
– Le aconsejaría que los trabaje mucho y los deje descansar en la misma medida.

– ¿Acostumbrabas preparar gallos cuando jugabas acá?
– No, nunca preparé gallos.

– Pero ¿seguías de cerca a quienes preparaban tus gallos?
– Sí, así lo hacía.

– En ese sentido ¿cuál es el tiempo idóneo para que el animal llegue en las mejores condiciones a la pelea?
– Tuve un compañero que alimentó a mis gallos unos 20 años. Antes de las peleas acostumbraba descansar al gallo unos cinco o seis días, no los trabajaba para nada durante ese período.

157Chris16

Osvaldo Gutiérrez, Chris Daughdrill, Clay Billinsgley y Juan Santos, en Longleaf.

– Regresando a la alimentación de aves en México ¿el problema es la calidad del alimento o la falta de conocimiento?
– No creo que se deba a la calidad del alimento. Considero que los animales deben estar “vacíos”.

 

– Dadas las condiciones de temperatura y humedad aquí en Louisiana ¿qué tratamiento especial administras a tus aves?
– En verano, el calor y la humedad aumentan mucho, por eso es importante darles agua fresca y que tengan sombra para cubrirse. Si pasan unas dos o tres horas al rayo del sol, se mueren. Es por eso que estos factores son de suma importancia.

– ¿Qué es lo más valioso que has recibido de los gallos?
– Amistades. He conocido mucha gente, en México por ejemplo, he cosechado muchas amistades en los cuatro años que tengo de ir para allá. No hablo español y el fin de semana pasado fui a León, Guanajuato. Había mucha gente a la que no entendía pero nos dimos un buen apretón de manos, incluso un abrazo. Me da pena tener tantos nuevos amigos allá y no poder hablar con ellos; son gente muy amigable. Ya no jugamos acá en la región y extraño a muchos amigos; extraño Sunset también. Nos reuníamos para jugar allá cada mes y éramos como una gran familia; ahora hablo por teléfono con muchos de ellos. Creo que eso es lo que me han dejado los gallos: muy buenos amigos.

– ¿Cuál es el triunfo que más has disfrutado con tus gallos?
– El que más disfruté fue la primera vez que gané un Derby grande en Sunset. El saber que gané con gallos de mi cría, que no los compré, que los crié y cuidé durante dos años, todo eso me hizo sentir orgulloso. Sentí lo mismo el año pasado que fui a México y gané el México vs. Estados Unidos con mi amigo y socio Julián Rocha. Metimos una entrada y ganamos el Derby, fue un gran triunfo.

– Cuando era legal en Estados Unidos, además de Sunset ¿en qué otros lugares llegaste a jugar?
– Usualmente, jugábamos cada mes en Sunset y cada dos semanas íbamos al Bayou Club y al Hickory Game Club. Una o dos veces al año, íbamos a Texoma en Oklahoma o a la zona central del país a eventos grandes, pero mi lugar de costumbre era Sunset.

– ¿Cuál es la cosa más chusca que te ha ocurrido en los gallos?
– Mi socio estaba soltando a los gallos en una ocasión y lo echaron. Tuve que sustituirlo y me fue muy mal, creo que fui el peor (risas).
– (Risas).

– Estuve ahí como una hora y cuarto y de verdad pensé que me iba a morir (risas).

– ¿Qué cosa te gustaría que se cambiara en los Derbies Intercontinentales o en el México vs. Estados Unidos para que participaran más criadores estadounidenses?
– Una de las cosas que cambiaría sería la regla de los pesos. Me gustaría ver torneos en donde el peso para los gallos fuese abierto. Algo que ya noté este año fue que hay más torneos de pesos pequeños, ya no nada más buscan gallos de 2.5 y 2.6 kg. como antes. Parece que los torneos ya se están enfocando en los pesos de 2.2 y 2.3 kg. Aun así, me gustaría ver eventos de peso abierto.

– Sabemos que Sunset era muy importante para ti ¿qué derby le seguiría en importancia?
– El primer año que fui a Texoma y participé en el Derby de Hawai, si no me equivoco fue de 287 participantes con siete gallos, y la gente era de todas partes del mundo. Gané mis primeros seis y perdí la última pelea. Ese derby nos puso en el mapa, le hizo saber a la gente quién era yo y la calidad de aves que manejo.

157Chris20

Chris Daughdrill, con un lote de huevos listos para entrar a incubación.

– ¿Hay algún mensaje que quisieras enviar a la afición o a los criadores?
– Les diría que lo más importante es la calidad de los sementales con los que inicien su cría. No se preocupen por la cantidad pero recomiendo que se aseguren de probar a las aves y que éstas se encuentren en perfecto estado de salud. Les aconsejo que se enfoquen en criar aves muy saludables en lugar de ocuparse de criar muchas a la vez. Busquen a criadores con reputación y no se dejen llevar por los anuncios de revista. No porque un criador tenga un anuncio, quiere decir que tiene buena reputación. Investiguen antes de comprar: hablen con la gente, vayan a ver al criador, pregunten a quien lo conoce. En pocas palabras, que hagan su tarea e investiguen la trayectoria del criador. De esa manera podrán alcanzar el éxito.

– ¿Qué futuro vislumbras para los criadores en Estados Unidos?
– Realmente no lo sé. Durante años fui presidente de una Asociación en Louisiana y fui miembro activo de ella durante 20 años. No sé qué sigue; nunca pensé que fuésemos a perder el derecho de jugar nuestros gallos y así fue. Lo único que le puedo decir a los galleros en México es que se unan, que se involucren en la política porque, si no lo hacen y se quedan al margen, les pueden arrebatar sus derechos. Nunca pensé que nos fueran a quitar eso en Louisiana y lo hicieron. Hagan que se aprueben leyes en México para asegurar el derecho de jugar sus gallos por herencia cultural. Eso es algo que no hicimos aquí: hace 25 años debimos impulsar leyes que nos protegieran, pero no lo hicimos. Les recomiendo que sean pro-activos, vayan un paso adelante y asegúrense de preservar el derecho de pelear sus gallos.

– Si las cosas empeoraran aquí en los Estados Unidos y tuvieras qué escoger entre vivir en México o Filipinas ¿qué país escogerías y por qué?
– Escogería México. He ido y venido para allá tantas veces que ya me siento ciudadano. Además está muy cerca y es sencillo ir y venir. Ir a Filipinas representa un vuelo de 20 horas y para ir a México, siento que puedo llegar hasta caminando.
– (Risas).
– Además la gente en México es muy amigable, la comida es muy buena y la cerveza es excelente. Definitivamente mejor que Filipinas.

– (Risas). Yo creo que hay razones para platicar muchas horas más contigo, pero también necesito que la revista se siga vendiendo (risas)…
– (Risas).
– … por lo que en futura oportunidad y aprovechando tu magnífica disposición, volveremos a platicar y esperemos que en esa ocasión haya motivos para que tengas una mayor satisfacción de los gallos y de tus visitas a México.

– Muchas gracias a ustedes. En verdad agradezco que vinieran y siempre serán bienvenidos en mi gallera y casa cuando así lo deseen. Saben que me gusta mucho ir a México y nos podemos visitar y platicar en el futuro.

– ¿Te puedo hacer una última pregunta?
– Sí, claro.

– ¿De dónde sacaste el nombre de Long Leaf?
– Llegué al nombre de Long Leaf por distintos motivos. Mi socio de 20 años vivía en la calle Long Leaf. Además, en la primera gallera que tuve, una muy pequeña, me di cuenta que tenía pinos Long Leaf; por eso se me ocurrió el nombre. Incluso un negocio anterior que estaba ubicado aquí mismo, se llamaba Long Leaf también.

– ¿Tienes socios en México?
– No sé si le deba llamar socio. Él fue la primera persona en comprarme gallos y llevarlos a México. Su nombre es Julián Rocha y hemos trabajado juntos unos tres o cuatro años. Ahora es más parte de la familia que socio y somos grandes amigos. Cuando viene se queda en casa y cuando voy a México, me quedo en la suya. Siempre que estoy en México y participo o sólo voy como espectador, no me gusta llamarlo socio porque, si bien me compra aves, realmente somos más como familia y muy buenos amigos. Me ayuda tanto que es increíble. Es muy joven y es una gran persona.

– Muchas gracias, Chris. Te agradecemos mucho tu atención y tu tiempo. Ha sido un placer estar contigo. Dios mediante, nos volveremos a encontrar para ampliar esta charla porque creo tienes conceptos muy interesantes que, estoy seguro, serán del interés de los lectores de Pie de Cría.
– Muy bien, muchas gracias.

Anuncios

Deja un comentario

Pelecha forzada y un nuevo alimento

julio 2010, No. 151

Por Manolo Torres
Rancho Las Trojes

El reto
En tiempo de “aguas” es preciso convertirse en un partido mucho más competitivo que durante el resto del año, y a ello contribuye sin duda la creación de un proceso destinado a forzar la pelecha, pero siempre sin perjudicar el desempeño del gallo.

Así, el hecho de tener muy buen rendimiento en tiempo de pluma se reduce a forzar la pelecha de los gallos para que en esta temporada (justo ahora) tengamos gallos ya “vestidos”.

Las horas-luz
Entonces, en el tiempo de lluvias, que es el tiempo de pelecha, mientras todos o la mayoría de los partidos juegan gallos en pluma, nosotros ya podemos jugar gallos con toda la pluma nueva. En un proceso de pelecha normal, sólo podríamos tener gallos totalmente “vestidos”, ya con la pluma seca, a mediados de octubre, de modo que ya puedan jugar perfectamente en forma natural; sin embargo, nosotros tenemos alrededor de 150 ó 200 gallos que pasamos de pluma justo en las secas, y para esto hay que iniciar el proceso para que cambien de pluma a fines de noviembre. En este proceso, lo que hacemos es convertir el invierno en verano, a base de horas-luz. Por supuesto, esto requiere una instalación un tanto especial y un buen manejo, que no puede fallar, que debe ser constante, así como los horarios de alimentación; esto es fundamental: el horario y el alimento que se les administrará.

Los pollos que se adelantan a este proceso de cambio de pluma son pollos de 10, 11 meses y hasta un año.

151Manolo02

En la foto se aprecian las plumas de alas y cola de un gallo sometido al proceso de “pelecha forzada” al que se refiere el Sr. Manolo Torres, de Rancho Las Trojes; nótese la calidad de las plumas, con base en el alimento usado. (Fotos: RJGZ)

El proceso
Lo primero que debemos saber es que no hay que descrestar a los pollos, porque entonces no te harán el cambio de pluma. Empleamos pollos crestones, obviamente, puro pollo seleccionado, porque son pocos los que van a pasar: de cien animales, 75-85% pasan de pluma maravillosamente, pero un 15-25% no pasa, cambian alguna que otra pluma y hay que volver a pasarlos de pluma de manera normal. De este modo, a mediados de junio ya tengo los gallos “vestidos”, terminados; algunos todavía con un poco de cañón en la golilla, pero muy poco, sólo para terminar de amacizar la pluma.

Ahora bien, estos animales deben levantarse, seleccionarse, cortarse las espuelas, de modo que evitemos la presencia de cualquier problema, ya sea un gallo con parásitos, golpeado, descrestado, porque entonces no pasa la pluma, no la cambian o no lo hacen correctamente. Entonces, se necesitan gallos muy frescos, limpios; cortar la espuela sin que haya sangrado, con eso inicia el proceso.

Luego se desparasita, se purga y el proceso de desparasitación es cada 30 días, para lo que hay que manejar coxidiostatos, también cada 30 días, y así desde noviembre hasta que el gallo pase la pluma, porque si no hay una sanidad completa, el gallo no realizará el cambio de pluma de modo adecuado. Eso es lo primero.

151Manolo01

En la foto se aprecian las plumas de alas y cola de un gallo sometido al proceso de “pelecha forzada” al que se refiere el Sr. Manolo Torres, de Rancho Las Trojes; nótese la calidad de las plumas, con base en el alimento usado. (Fotos: RJGZ)

La alimentación
Después, se requiere una alimentación excelente, un poco alta en proteína. Para eso, utilizamos unos extruizados altos en proteína y grano de muy buena calidad. Luego está la luz, en noviembre deben tener dos horas de luz adicionales, para lo cual se debe encender la luz en cuanto empieza a oscurecer. Eso depende de la zona donde se lleve a cabo. Por eso es mejor hablar de horas-luz y no de horarios específicos. Cuando empiece a oscurecer debemos encender la luz y darles de comer exclusivamente semilla tirada en el piso. Deben tener camas siempre hechas, volteadas, y los gallos deben bañarse con la mayor frecuencia. Sobre la cama debe adicionarse paja, para que ellos busquen el alimento justamente una hora después de haber oscurecido (y nosotros encendido la luz). Es decir, se les debe dar de comer así, si no, el proceso no funcionará y el cambio no se dará, pues se desajusta su reloj biológico.

Para esto, también hay que tener en cuenta la administración de vitaminas: Vigantol y Catosal (ambas de Bayer), una vez cada 15 días, hay que darles medio centímetro en una mezcla, en partes proporcionales; eso acelera el metabolismo, inclusive te da unas plumas muy sanas y fuertes. También lo utilizamos en el cambio natural de la pluma, pero nosotros lo iniciamos cada 15 días, así es como lo manejamos, y además se pueden meter hembras con ellos, no es necesario, pero funciona mejor; meter un par de hembras y dejarlas allí toda la noche. Me refiero a un par de hembras dos veces por semana, que pisen y rasquen; de lo que se trata es de que hagan ejercicio justo cuando está oscuro, que caminen.

El punto es que ellos realmente sientan que se trata de luz natural, aunque no lo sea. Así, estamos creando un verano en invierno. Además, insisto, la alimentación es algo muy importante: muchos granos secos, mucha avena tirada en el suelo; y en la mañana se les debe alimentar dos horas más tarde de lo normal, en la mañana y en la tarde. En la tarde, granos tirados; en la mañana también es tirado, pero a esta hora es cuando damos extruizado, remojado o mezclado con grano, como el alimento que damos para el inicio del desarrollo de los pollos, de la primera semana hasta que los levantamos; porque este alimento es alto en proteínas. También hay que cuidar siempre las carnes, nunca deben adelgazarse, porque si se adelgazan, ya se fastidió todo y el proceso no funcionará, pues “si cambian de pluma” tendrán plumas medianas, raquíticas.

Cuando descuidas a alguno de los animales se nota en el lote. Quienes no llevan a cabo el proceso de acuerdo con el proyecto que persiguen o quienes no vigilan que los animales se alimenten adecuadamente, llegan a tener aves más delgadas de la cuenta, y entonces el proceso se ve interrumpido.

151Manolo04

En la foto de la golilla, se aprecian muy pocos “cañones”, lo que está contemplado por Manolo en el proceso de “pelecha forzada”..

El descreste
En cuanto al descreste, lo realizamos cuando ya terminaron básicamente de renovarse las colas, entonces ya se puede descrestar, cuando tienen un 80% de golilla limpia, porque la golilla lleva muchísimo menos trabajo de  emplume que la cola, entonces la cola tiene que estar terminada para poder descrestar, y también por los flujos de sangre, pues se requiere una mejor irrigación cuando está saliendo la cola. Si la cola ya está completa, entonces ya se puede uno distraer un poco de ese tema, porque el proceso de emplume de golilla y de vaquerillos no es tan duro ni tan largo.

Si descrestamos antes de tiempo, cuando ya el gallo tiró las alas y demás, notaremos en la pluma lo que yo llamó “rayas de hambre”, que pueden verse tanto en la cola como en las alas. Eso ocurre si durante el proceso “ya sea por falta de una alimentación correcta, por alguna enfermedad u otra circunstancia” el gallo deja de crecer de manera natural; si se detiene el crecimiento de la cola, quedará una rayita transparente, y luego volverá a crecer. Cuando un pollo o un gallo está enfermo, tiene lapsos de crecimiento; la cola no crece de modo constante, sino 2 ó 3 cm y se detiene; y luego otros 2 ó 3 cm y se vuelve a detener. Es entonces cuando se comienza a notar una cola rayada.

Piense usted, con sus distancias, en lo que ocurre con el desarrollo de un niño mal alimentado: le salen manchas en el rostro (acné, jiotes) por deficiencias alimenticias. En los gallos es lo mismo, sólo que en ellos se refleja en una pluma quebradiza, en rayitas transparentes cada determinada distancia, y eso es síntoma claro de un gallo mal emplumado, que no se vistió de una manera correcta, ya sea por una alimentación deficiente, por falta de atención, parásitos, etcétera.

151Manolo03

En la foto los vaquerillos, se aprecian muy pocos “cañones”, lo que está contemplado por Manolo en el proceso de “pelecha forzada”..

La luz
Además, para emplumar bien también se requiere ir subiendo gradualmente las horas de luz; se inicia con dos y, entre diciembre y enero, se debe aumentar a tres y luego bajarla paulatinamente hacia febrero, que es cuando ya queda normal.

Para mediados de febrero, los gallos deben estar ya sin alas y empezando el proceso de emplumarse y requiriendo, de aquí en adelante, una excelente alimentación, para que la pluma sea una pluma correcta. Eso depende directamente de que los gallos se coloquen, de preferencia, en una misma nave y de que todos sigan el mismo proceso. Porque si los colocamos en una misma gallera, lo que provocaremos será desvelar y modificar el ritmo de los demás gallos que se encuentren ahí. Por eso debemos situarlos en un lugar aparte.

Un nuevo alimento
De hecho, estamos lanzando un producto que es precisamente ese extruizado con el que nosotros llevamos este proceso. Es un extruizado muy alto en proteínas con una digestibilidad maravillosa y que hemos logrado a través de muchos años de práctica, buscando el mejor complemento para cualquier etapa del gallo, inclusive la postura. Desde luego, lo utilizamos con el inicio de los pollos, pero es un producto para todas las etapas, incluyendo el mantenimiento de los gallos, sólo es cuestión de humedecerlo para administrarlo. Se debe humedecer siempre, incluso para los gallos machos y de mantenimiento, pues esto favorece una digestión mucho más rápida y una mejor absorción de nutrientes, que es básicamente para lo que ha sido preparado, y da resultado en todas las etapas.

Este producto debe adicionarse a los alimentos en diferentes proporciones. Cuando inician los pollos, se lo damos en un 60% y el resto es grano, con lo cual evitamos dar huevo, harinas de pescado o hueso, carne, etc.; pues este extruizado incluye todo eso, además de contener aminoácidos y  vitaminas A, D y E, que son esenciales para el crecimiento.

Lo manejaremos en costales de 20 Kg. y, de manera independiente, los demás granos, en bultos de 40 Kg., para reproductores, iniciación y desarrollo, básicamente. Luego, está el alimento de mantenimiento, que para mí es fundamental, pues hará que los animales den el rendimiento que deben. Si bajamos la calidad del alimento porque el gallo no está próximo a jugar, lo que sucede es que cuando queramos que el ave juegue, nos costará mucho más trabajo levantarlo, pues habrá bajado definitivamente su rendimiento. El entrenamiento de un gallo inicia desde el embrión, no se reduce a 20 días de entrenamiento, sino que es toda su vida; por eso siempre tiene que estar bien y no podemos bajar la calidad de alimento; podemos cambiarlo, pero no bajar de calidad. Y, si lo cambiamos, eso deberá depender de la actividad que realice o las condiciones circundantes.

Por ejemplo, en tiempo de frío, aumentamos un poco el porcentaje de maíz; mientras que en tiempo de calor, lo disminuimos.

En mi caso, el clima es muy benigno, sin cambios drásticos, pero aun así les subo las calorías en invierno, a base de maíz, y bajamos un poco las fibras; mientras que en tiempo de calor, subimos las fibras y quitamos calorías. Todo esto dependerá de la ubicación geográfica de quien emplee el producto. Por eso consideramos indispensable el incluir un instructivo para los criadores que se encuentren, por ejemplo, en las zonas de climas extremos, el cual contendrá la información precisa para elaborar adecuadamente las mezclas, de modo que los gallos aprovechen al máximo el producto.

El problema con algunos de nosotros, como galleros, es que nos dicen “ponle 100 gr.” y nosotros pensamos que si 100 son buenos, pues 200 serán mejores, y no es así; la dosificación es esencial, así como el uso de grano de primer nivel. Además, con respecto a los granos, viene hecha una fórmula a base de avena y con una cantidad de fibra de la mejor calidad; de modo que este extruizado viene completo, de todo a todo; y además con una palatabilidad y digestibilidad realmente sorprendentes.

151Manolo05

Imagen de un gallo que pasó por el proceso de “pelecha forzada”; nótese que tiene 10 días de descreste.

La experiencia
Lamentablemente, no existe entre ninguno de los grandes fabricantes, un protocolo sobre la alimentación y los requerimientos del pollo, por lo que nosotros, con la experiencia de casi cuatro décadas de trabajo, podemos contribuir al óptimo desarrollo del gallo. Tenemos muchos años haciendo esto, realmente dedicándonos, investigando en el mejor laboratorio que existe: los mismos gallos de pelea, los propios animales. Hemos hecho pruebas durante muchos años que nos han dado información para saber porqué debemos subir un ingrediente y bajar otro; que nos han ayudado a definir porqué una mezcla puede funcionar maravillosamente bien. Es decir, trabajamos con base en resultados reales, en lo que hemos venido haciendo y en el resultado de todos estos años.

Costos
Por supuesto, tendremos tomar en cuenta los precios de las otras marcas y buscar que el costo sea muy similar, probablemente el mismo. Es posible que el extruizado resulte un poco más caro que algún pellet común, pero valdrá la pena, porque la calidad será excelente, ya que lleva materias primas de primerísima calidad, pero siempre dentro de los costos normales. De hecho, si lo comparamos con croquetas Premium para cachorros, estamos por debajo de ese costo, con la diferencia de que nuestro producto se prepara especialmente para las necesidades reales de nuestras aves.

Sin embargo, debemos recordar que, finalmente, en la medida que invertimos y le damos buenos productos a nuestros animales, ése será el resultado y el rendimiento que obtendremos de ellos. Si escatimamos y, en temporada de pelecha, sólo les lanzamos un puñado de maíz, podemos estar seguros de que, cuando empiece la temporada, sólo tendremos un récord de más peleas perdidas que ganadas. El gallo más caro que hay es el gallo que pierde. La inversión que uno realiza en un gallo con base en la alimentación, el manejo y el cuidado es buena, siempre y cuando lo que hagamos sea lo adecuado. Eso siempre nos significará lograr al menos un punto arriba del promedio que este animal tendría en términos generales. El realizar la mejor inversión puede ser la diferencia entre ganar y perder. Y no sólo me refiero a la cuestión económica, por supuesto que duele perder dinero, pero también está el sentimiento de triunfo, ese momento que uno no cambia por nada, incluso aunque el premio no sea monetario.

Desde luego, les estaremos informando acerca del lanzamiento de este producto, que esperamos que sea muy pronto.

Deja un comentario

La gallina… ¡selección meticulosa!

julio 2010, No. 151

Por Lic. Gerardo Sierra Juárez

Con el ánimo de no entrar en polémica, comparto la presente información, un tanto general, considerando que el tema se presta para ser abordado desde una diversidad de criterios (todos y cada uno de ellos muy respetables) y con la firme intención de que darle al lector una opción más en beneficio de su actividad de crianza de aves de combate.

Después de haber indagado y confirmado por varios medios la calidad de nuestro reproductor macho, y quedar conformes y preparados para formar nuestro lote, llega el turno de seleccionar a nuestra gallina. ¡Vaya tarea! Sobre todo, si tomamos en cuenta que es el macho el que entra al anillo y por eso es más fácil indagar y obtener un buen reproductor que mantenga un código genético adecuado, pero ¿la gallina?, ¿cómo seleccionar la hembra adecuada?

Para muchos, es en ese punto donde comienza realmente el arte de ser criador, y es que la intención de dicho apareamiento debe ser mejorar el producto con el que ya se cuenta (y si usted no tiene esta idea, discúlpeme, pero no sé hacia dónde quiere llegar, amigo), es decir, los padres, todo ello para obtener una mejor la calidad en el producto deseado (las crías).

151Sierra01

Gallina de la cría de Carlos Mendez. (Foto: RJGZ)

Con base en lo anterior, lo primero que debemos tener en mente es el tipo de ejemplares que deseamos obtener, es decir, si queremos animales con un fenotipo musculoso, con pluma pegada corta y bien adherida al cuerpo, patas medianas o largas; o si deseamos animales con una anatomía un tanto más larga (“huesudos”), de cabeza más larga, ojos rojos, cresta de sierra etc., y que en cuanto a sus características de combate, sean animales defensivos o ofensivos, que tengan una pelea de suelo o aérea, que muerdan lo menos posible, etcétera.

Nuestro trabajo para indagar sobre nuestra hembra reproductora será aún más arduo, pues como ya mencioné, la gallina no es la que entra el anillo. En este orden de ideas, lo recomendable es acudir a los eventos gallísticos de renombre, aquellos que por la calidad de sus combates hayan ganado cierto prestigio (seguramente usted los ubicará bien) y, con base en lo que vemos, ir seleccionando a aquellos criadores que nos interesen. (Ojo: no todos los partidos crían gallos y usted debe tener mucho cuidado en esto, pues algunos de ellos sólo son intermediarios y vendedores de animales de otros criadores). Así, usted tratará de identificar a los criadores que le parezcan honestos y responsables. Al final, de esa lista de prospectos que tenía al principio, seguramente le quedarán muy pocos; aunque casi todos venden gallos y gallinas, muy pocos venden buenas hembras, y casi nadie vende gallinas ya probadas y excelentes reproductoras.

¿Cree que eso es todo? Pues no; de hecho, la tarea se complicará aún más; sin embargo, allí entran las verdaderas ganas de obtener una hembra de calidad: el esmero y la dedicación serán nuestras armas fuertes, así como la honestidad, primero con nosotros mismos, pues no podemos crearnos falsas ilusiones ni aceptar los tal llamados sofismas. Comente sus necesidades con el criador, indague lo más que pueda sobre la línea que le interesa; si tiene un índice de victorias, solicítele ese dato y, cuando haya obtenido información precisa y veraz, podrá tener la convicción de contar con una hembra reproductora casi ideal. Ahora bien, no faltará quien le diga que esas gallinas no las venden, que son hembras por las que piden mucho dinero; sin embargo, le dejo un par de preguntas: ¿usted es de los que se conforman con animales de ésos que todos tienen? ¿O trata de obtener las mejores sangres y se esmera por conseguir aquellas que otros no se atreverían a tener? Por cierto, déjeme decirle que cuando consiga una hembra con tanto trabajo y sacrificio, el cuidado que le brindará será el mejor, por obvias razones: minucioso, óptimo; y no es para menos, porque, ¡ah, cómo le costo trabajo adquirirla!
De hecho, de manera correlativa, estará obligado a ser más ordenado incluso con sus métodos de crianza, con la alimentación, la higiene y el cuidado de sus ejemplares, pues deseará tenerlos en las mejores condiciones posibles para que nada pueda fallar y no haya pretextos para echar a perder lo que le resultó tan difícil de conseguir.

Reflexión
¿Cree usted que sea conveniente tener un método de selección vía telefónica? Porque a algunas personas les basta levantar la bocina telefónica, hacer un depósito bancario… ¡y listo! Creen que los mejores ejemplares ya vienen en camino a su corral. ¡Vaya confianza!, dejar nuestro tiempo, dinero, trabajo y esperanzas en manos de otra persona (que seguramente ni siquiera conocemos), que tendrá el poder de decidir por nosotros. Pero, bueno, yo sólo brindarles estas líneas, esperando sinceramente que puedan servirles como apoyo.

Deja un comentario

Sexado de pollos y otras tareas

agosto 2010, No. 152

Por Alida Mallorquín García
Rancho Las Trojes

Seguramente conocen ustedes a mi esposo, el Sr. Manolo Torres, propietario del Rancho Las Trojes. Además de incubar, marcar y vacunar, otra de las muchas tareas que llevo a cabo en el Rancho es el sexado de los pollos. Sé que muchos de ustedes tienen algunos contratiempos para realizar estas tareas, por lo que ahora me interesa compartir mi experiencia luego de 10 u 11 años de emprender esta actividad.

Lo que yo hago para sexar a los pollos es lo siguiente: tomo un pollo entre los dedos, le doy un apretoncito para que expulse el excremento y luego lo subo para poder ver a través de la lupa, pues de ese modo se verá más claramente; por supuesto, pueden hacerlo sin la lupa, pero con ella resulta más sencillo. Entonces volteo al pollo, presiono con mis dedos y le estiro la piel para poder ver.

152Sexado01

Sra. Alida Mallorquín García

Ésta es la técnica conocida como “la japonesa”, que me enseñó el Sr. Salvador Padilla, oriundo de Guadalajara, aunque ahora vive en los Cabos o Monterrey. Él nos iba a sexar los gallos a Mascota, Jalisco, y me dejaba las hembras para practicar sólo con ellas, para ir familiarizándome con este sexo.

Después, poco a poco incluyeron machos, de modo que los grupos se volvían mixtos. Así, ya familiarizada con las hembras, podía ver de inmediato que los demás pollos se veían “diferentes”; mi esposo y yo los apartábamos y, en efecto, eran machos. La diferencia ya era para mí muy notoria. Así fue como empecé a distinguir entre un sexo y otro, después de sólo dos temporadas de hacerlo, de estar practicando continuamente.

Se distinguen básicamente por el color: en las hembras el color es un poco más claro, uno puede distinguir los vasos capilares, e incluso alcanzamos a notar la ramificación de los vasitos, la cloaca. En cambio, en los machos el tono es más obscuro y podemos notar como una bolita (como un omega), pero no siempre es igual, no siempre se presenta hacia arriba, pues en ocasiones también se puede dar el caso de que se incline hacia abajo, o que sólo podamos ver un tope; cuando estiramos la piel, podemos ver un bordito, y después una bolita.

152Sexado05

Se toma el pollito de la cesta, donde se colocan de acuerdo al con el número que corresponde a sus progenitores. (fotos: RJGZ)

Es muy frecuente que, después del reconocimiento, los pollos se queden “acostados”, y luego de un lapso se levantan por sí mismos. Por supuesto, uno debe tener mucho cuidado, porque si aprieta de más, se puede caer el ombligo; y aunque no es muy recurrente, debido a accidentes como éstos, de 600 u 800 pollos se me han muerto unos cinco, que en realidad son muy pocos, ni siquiera el uno por ciento.

152Sexado06

Le da un apretoncito para que expulse el excremento y luego lo acerca a la lupa para poder ver mejor (foto inferior).

El año pasado me encargué de sexar unos 19 mil pollos.

En cuanto al porcentaje de falla o error, creo que andamos entre un 3 ó 4 por ciento; en realidad, lo que yo hago es que, si tengo dudas razonables, envío a los pollos con los machos; eso es mejor que sacrificar y perder animales. Hay algunos que son muy difíciles de definir, por eso siempre es preferible sacar una o dos hembras más, que perder un macho.

Entre las otras tareas que realizo, me encargo también de acomodar el huevo: cargo la incubadora, y me pongo a “ovoscopear” dos veces, a los 10 y a los 18 días; paso los huevos a la nacedora y los reviso de nuevo. Cuando nacen, los marco, los sexo y los vacuno contra Mareck. Ahora tengo ya unos 14 ó 15 años incubando, todavía no nacía mi hijo Alejandro cuando empecé en esto, y eso ocurrió en Mascota, cuando todo lo íbamos haciendo por gallina. Entonces no soportaba el olor que producía la nacedora, supongo que porque estaba embarazada; no tuve ascos ni los típicos mareos, pero lo que era el olor de la nacedora… ¡no lo soportaba! Entonces había una muchacha que me ayudaba en la casa, ella tenía que sacarme las charolas para que yo no tuviera que estar cerca de la nacedora, pero una vez fuera las charolas, ya podía hacer mi trabajo. Ella sacaba los pollos, yo los marcaba y ella los volvía a meter.

En cuanto a la vacunación, este año implementaremos la vacuna de oxígeno contra Mareck, pues hasta ahora hemos estado utilizando la de Fort Dodge, la de mil dosis.
Cuando una vacuna está bien aplicada, las posibilidades de que el animal reciba el beneficio son mucho más altas, en nuestro caso, a la mayoría de nuestros pollos les cae bien la vacuna.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En los machos el tono es más obscuro y podemos notar una bolita (como un omega), pero no siempre es así y no siempre se presenta hacia arriba, pues a veces también se puede inclinar hacia abajo o sólo podemos ver un tope; al estirar la piel, podemos ver un bordito y después una bolita. En las diferentes imágenes (arriba y abajo) se aprecia lo comentado por la Sra. Mallorquín.

Estamos hablando de que de una parvada de 500 pollos, sólo a un par de ellos no les cae bien; de hecho, la vacuna que aplicamos es muy segura, funciona muy bien, de modo que no llegamos a un porcentaje de pérdidas ni siquiera del 0.5 por ciento.

Aunque yo sólo me encargo de aplicar la vacuna contra Mareck, nuestro médico veterinario aplica, a los 15 días, la vacuna contra Newcastle B1, y a los 21 días les repetimos viruela con bronquitis; mientras que a los 28 días, repetimos Newcastle Lassota.

152Sexado03

Manolo Torres y su esposa Alida Mallorquín García, titulares de “Rancho Las Trojes”.

Pero entre la segunda de viruela y la segunda de Newcastle hay una semana en la que se les deja descansar, y eso genera que nos recorramos una semana más. Terminamos a los 41 días de nacidos, cuando aplicamos la vacuna contra la coriza infecciosa. Y ya no volvemos a revacunar, pues, hasta el momento, con esto ha sido suficiente de acuerdo con el calendario de vacunación que manejamos.

Hemos obtenido un promedio de inmunidad muy aceptable para el tiempo de vida útil con que cuenta el animal. La mayoría de los animales se juegan pasando la pluma, entonces el tiempo de vida útil realmente es muy corto, por lo que la implementación de nuestro calendario de vacunación ha resultado muy exitoso.

En lo que respecta a las vitaminas, nuestro médico les administra Vita Forte A (vitaminas solubles en agua), antes y después de vacunarse, para que el gallo adquiera un poco más de resistencia, que no se estrese y el efecto de la vacuna sea más positivo aún.

152Sexado04

Manolo Torres, su esposa Alida Mallorquín García y sus hijos; Ricardo, Manolo y Alejandro Torres Mallorquín, titulares de “Rancho Las Trojes”.

Cuando hay estrés en el animal, la mayoría de las vacunas no funcionan o funcionan pero en un porcentaje muy bajo. Es decir, al vitaminarlos, ya sea por medio del alimento o del agua (pues eso depende de la preferencia de cada criador), disminuyen los niveles de estrés, lo que beneficia a la aplicación de las vacunas, pues el sistema inmunológico lo aprovecha mucho mejor.

Deja un comentario

La precisión

enero/febrero 2010, No. 146

Por Frank Shy “Narragansett”

Junto con la habilidad de corte profundo, otro punto de mayor importancia en el combate con navaja corta es que un gallo golpee donde mira,
o que mire donde golpeé, como usted quiera verlo.

En otras palabras, debe tener un objetivo para cada golpe. Los golpes salvajes, sin objetivo, no son buenos. No hacen daño y sólo desgastan al gallo que los lanza. Si se usan navajas largas, con filos curvos, un gallo que se pone a lanzar golpes a milla por minuto, seguramente le acertará a algo; y entonces, jalará, arrastrará y llevará la navaja a lugares peligrosos. No importa mucho por donde comience, porque cuando haya terminado, habrá enterrado la navaja larga en algún lugar y habrá hecho bastante daño. Pero con la navaja corta no sucede así el 90 por ciento del tiempo.

Para que funcione de manera eficaz, la navaja debe dirigirse hacia un punto vital, de un solo golpe.

El mejor ejemplo del golpe preciso que he visto lo realizó un gallo Roundhead, propiedad de mi viejo amigo M. J. Bowen, de Bellows Falls, Vermont, hace casi 30 años. Este gallo había ganado siete peleas consecutivas sin sacar ni un solo rasguño, y se encaminaba ya hacia su octava batalla esa temporada cuando le pedí a mi amigo que me lo prestara para usarlo como semental. Cuando lo tuve en mis manos, fui el hombre más decepcionado del mundo. El gallo tenía un cuerpo largo, redondo y plano, como un pato. Estaba indeciso si usarlo o no, pero mientras reflexionaba sobre la cuestión, lo probé. Y entonces me llevé la sorpresa de mi vida. Ese pato ¡nunca fallaba un tiro! De verdad, uno podía ver cómo su ojo se enfocaba en el lugar donde pretendía  golpear, y siempre atinaba, como un carpintero clavando un clavo. Cabeza, cuello, lomo, pechuga… podía uno verlo trazar un blanco en el lugar donde quería golpear, justo como un tirador; y nunca erraba un solo tiro. Ese viejo pato me dio una lección que nunca he olvidado, y desde entonces busco esas mismas características en mis sementales.

Es probable que no esté mencionando las características en orden de importancia, pero un factor relevante para el éxito en la navaja corta es la firmeza, con lo cual me refiero a la capacidad de pelear continuamente sin una sola pausa, sin relajarse, En el juego de navajas largas, el gallo que perfora y se entrega por completo, usualmente liquida a su oponente en unos cuantos segundos; luego lo recogen, le dan 20 segundos de descanso y lo vuelven a poner en el piso, para que repita su actuación. Es como un atleta que participa en una carrera de 50 metros. Pero en la navaja corta, la acción es diferente.
Ahora, un ave que se apresura y lo entrega todo en los primeros 30 segundos, termina exhausta y necesita una pausa para recuperar el aliento. Se detiene a tomar un respiro y… ¡Bang! El tranquilo oponente consigue dar un tiro perfecto a su indefenso rival, y la pelea termina allí mismo. Es de suma importancia en la navaja corta que el ave siga moviéndose y sea capaz de seguir haciéndolo, de principio a fin, sin importar si el enfrentamiento dura cinco segundos o cinco minutos. Una pausa de un segundo en cualquier momento puede ser, y es, fatal. Como lo expresó un amigo mío: “quiero ver al gallo haciendo algo todo el tiempo, no me interesa lo que haga, siempre y cuando esté haciendo algo, incluso si está eludiendo los golpes o dando empujones; cualquier cosa, menos quedarse parado y convertirse en un patito de tiro al blanco.”

Hace muchos años, tuve unos gallos que cosecharon un éxito considerable y habrían vuelto loco a cualquier aficionado a la navaja larga. Cuando se cansaban o estaban heridos, tenían una manera peculiar de acercarse a su oponente, colocando la cabeza sobre su cuello o lomo. Como podrán comprender, no hacían nada en el terreno ofensivo, sólo acercarse para obtener protección y tomar un respiro. Un buen gallo de navaja larga habría buscado un lugar, habría arrastrado el cuerpo y ése habría sido el final de la pelea. Pero no con navaja corta. El rival trataba de hacer lo mismo, pero todo lo que lograba era agotarse sin hacer ningún daño. Mientras que mi gallo permaneciera cerca de él, no estaba en un peligro demasiado grande; fue cuando se paró momentáneamente dentro del rango de tiro que se puso en peligro. Parecía una cosa terrible eso de empujar y arrastrar las patas; hasta la defensa se veía horrible, pero con la navaja corta funcionaba. Nadie admiraría ese tipo de defensa, pero tengo que admitir que funcionaba bien en la navaja corta. Lo importante es que mi gallo estaba “haciendo algo” todo el tiempo, sin detenerse para respirar dentro del rango de tiro y sin brindarle a su rival un blanco inmóvil.

Por supuesto, este mismo principio se aplica igual a la navaja larga, pero en ese tipo de arma los gallos se traban con tanta frecuencia que difícilmente pueden pelear por mucho tiempo sin que los soltadores los vuelvan a sujetar. Foxy Hewitt, el famoso juez y promotor, me dijo una vez: “lo más notable acerca de tus gallos es que siempre están peleando. Hay otros que juegan como el diablo durante un rato, pero entonces se hacen más lentos o se detienen por algunos segundos… pero los tuyos jamás dejan de pelear, ni siquiera un segundo, y cuando su rival se detiene es cuando hacen el mayor daño.”

Otras cualidades
El gran Peter Horrocks dijo una vez: “el atributo más importante que puede tener un gallo de pelea es la pura fuerza bruta”. Y eso es algo que todos deberíamos recordar. Es importante en la navaja larga, de hecho, tengo amigos que juegan esta navaja y confían muchísimo en ese rasgo, pero es aún más importante en las peleas con navaja corta. Pura fuerza bruta para sujetar al rival, pura fuerza bruta para lanzar los golpes. Por supuesto, se dice que los gallos luchan con estoques, no con puños ni garrotes. Sin embargo, con mayor frecuencia la pura fuerza bruta vale más la pena de lo que la mayoría de nosotros estamos dispuestos a admitir. No es algo espectacular, pero gana las peleas de gallos.
En nuestro entusiasmo por obtener velocidad, clase y estilo, tendemos a pasar por alto esta característica esencial. Pero es definitivo que se trata de algo que debemos buscar y preservar. Recuerdo que hace unos 20 años, cuando la fiebre por la velocidad y el estilo invadió por primera vez el terreno de la navaja corta, fui a un derby en Frederick, Maryland. Había doce o quince partidos y casi todos ellos, excepto uno, tenía este estilo de gallos de pelea: elegantes, que sacudían las alas. El otro partido, los Levine Brothers, tenía gallos a la vieja usanza: con mucha fuerza bruta… y nada más. Y estas aves se fueron sobre todos los demás pollos como un cuchillo a través de mantequilla.

Otro ejemplo: seguramente habrá leído acerca del reinado compartido de Law- McNerney en navaja corta, hace unos 30 años. Law y Madigin tenían el mejor lote de pollos del país. McNerney tenía algunos giros poderosos muy bien logrados, pero ¿sabe usted cuáles fueron los gallos que le ganaron un montón de triunfos? El hecho no ha sido muy difundido, pero no fueron los hermosos giros bien logrados de McNerney, sino unos Muff rojo con negro, toscos, corpulentos y con cabeza de jarrón. Se veían horribles comparados con los bellos ejemplares que Errol Hamm le ofrecía a Law, y su estilo de pelea era todo menos espectacular, pero tenían esa vieja fuerza bruta, y al final de la batalla seguían de pie. De hecho, no puedo recordar que perdiera ninguno de esos enormes y poco atractivos Muff. Así que nos incumbe a todos nosotros, especialmente si jugamos con navaja corta, el nunca olvidarnos del consejo de Peter Horrock acerca de que la pura fuerza bruta es el atributo más importante que un gallo de pelea puede tener.

Habilidad para conservar el golpe
Otra característica importante que el gallo de navaja corta debe poseer es la habilidad de conservar su golpe justo al final de una larga batalla extenuante. Por supuesto, también es importante para los gallos que juegan con navaja larga, pero en las navajas de filo curvo, la frecuencia de los golpes y la naturaleza de las heridas no dependen tanto de esta característica. En las peleas con navaja corta, sin embargo, la habilidad para conservar un golpe firme y exacto se necesita en cada batalla. Cuando dos gallos llegan al final de la contienda prácticamente empatados, como ocurre en muchas de las peleas de navaja corta, el gallo que es más capaz de conservar el golpe es usualmente el ganador.
Esta habilidad de conservar el golpe, incluso cuando el gallo esté exhausto o herido de gravedad, es una característica heredada. No parece estar vinculada directamente con los músculos de las piernas o el poder en las alas. Seguramente, usted ha visto gallos con muslos tan enormes como los de un pavo y con alas tan largas como las de un águila, que apenas pueden levantar las patas del suelo cuando están exhaustos, y una vez que “perdieron el golpe” nunca parecen recuperarlo, no importa cuánto descanso reciban. Por otra parte, seguramente ha visto gallos estrechos, que lucen frágiles y parecen golpear más fuerte al final de una larga batalla de lo que lo hicieron al principio.
Phil Marsh fue un gran exponente de esta característica y solía seleccionar sus gallos sobre todo con base en su habilidad para conservar el golpe. Se dice que a veces hacía pelear a sus gallos durante media hora para determinar cuáles golpeaban más fuerte al final de ese lapso. Recuerdo que de su vieja familia de Butcher Boys decía: “Eran una línea que parecía frágil, que se plegaban en tus manos como un acordeón, pero tenían un golpazo tremendo y podían mantenerlo el día entero”.

Un criador por quien tengo el más profundo respeto dice que la habilidad de un gallo al sostener un golpe proviene de sus músculos del lomo. Trató de demostrarme cómo determinar si un gallo tiene o no músculos bien desarrollados en el lomo, y señaló otras características físicas que eran indicativas de ello, pero yo no poseo ese sensible toque que da la maestría, ni su ojo experto, lo que da como resultado que todavía dude cuando llega el momento de seleccionar gallinas reproductoras que posean esa cualidad esencial.

Forma de pelear
Finalmente, llegamos a un conjunto de características que pueden agruparse bajo el término general de “forma de pelear”. Cosas como mantener la cabeza en alto, tener una manera de romper alta y rápida; golpear instantáneamente a su oponente, tener un balance perfecto todo el tiempo, sacar bien las piernas y pies en frente de su cuerpo al golpear, tirar los golpes con un ruido seco, tener la habilidad de cortar al rival ya caído, tener una vuelta rápida, dar golpes efectivos inmediatos y otras muchas. Cada uno de estos temas merece un capítulo aparte, pero ya que pueden aplicarse a ambos tipos de navaja, no las discutiremos aquí. De hecho, todas ellas son aún más esenciales en la navaja larga que en la corta y se han desarrollado en grado mucho mayor por los galleros de navaja larga del Sur de Estados Unidos que por sus hermanos del Norte.

Capacidad de juego
En conclusión, llegamos a la habilidad de juego. Probablemente, muchos de ustedes se preguntaban si no mencionaría yo esta cualidad vital, pero la dejé al final, porque aplica por igual tanto a la navaja larga como a la corta. Se ha escrito tanto sobre el tema que cualquier concepto u opinión que yo pueda tener resulta superfluo.
El solo hecho de cuántas son las peleas que se ganan por la calidad de juego del gallo es algo debatible. No hay duda de que eso ocurre en algunas, pero probablemente no se trata de un gran porcentaje. Muchas veces he tenido sobre el piso un gallo rival que parece indefenso y, de pronto, se levanta y mata a mi gallo de un solo golpe, después de que el mío ya lo había hecho trizas. En apariencia, la mayoría de nuestros ejemplares tienen la misma capacidad de juego, y, en mi experiencia, no son muchas las peleas que se definen por esa sola cualidad. En la vasta mayoría de los casos, son otros puntos los que determinan la victoria, sobre todo hoy en día con el uso de las navajas rápidas y el desarrollo de gallos más cortadores.

Por supuesto, hay algunos galleros en ambas navajas, larga y corta, que sienten que la pelea no ha comenzado hasta que los gallos comienzan a arrastrarse, pero la mayoría de los que yo conozco dependen más de la fuerza superior, la condición y la propia capacidad de recuperación de sus gallos, en combinación con sus habilidades adquiridas durante la preparación. Sin embargo, con este tema, hay un punto sobre el cual me atreveré a emitir una opinión: con frecuencia me preguntan cuál es el tipo de navaja que brinda una prueba mayor para la habilidad de juego. Les respondo: sin duda alguna, yo votaría por la navaja larga.

Deja un comentario

Factores importantes en la reproducción

enero/febrero 2012, #166

Manolo Torres, Rancho Las Trojes

Me da mucho gusto poder compartir con todos ustedes, amigos lectores, este resumen de cada uno de los puntos que me parecen importantes en la reproducción. Aunque por el momento será breve, quiero compartirles algunos consejos medulares en los siguientes temas:
Planeación genética.
Selección de reproductores.
Instalaciones.
Manejo y alimentación de reproductores.
Recolección y manejo de huevo.

Planeacion genética
Empecemos por este punto pero sólo por seguir un orden, pues este es tan importante como todos los demás. Con las cruzas vamos a obtener tanto el aspecto físico de los pollos (color, espiga, color de patas, forma de cabeza, homogeneidad, etc.), como el estilo de pelea (fondo, velocidad, sentido de la distancia, y corte.)
Por otra parte, se deben mantener las familias en base a consanguinidadpara después cruzarlas entre ellas. Es importante que estas cruzas se hagan con fenotipos diferentes para obtener un mayor vigor híbrido y poder sostener una calidad competitiva,cosas en las que por cierto, será muy notorio el incremento año con año.

166manolo01

Todas las fotos son de Rancho Las Trojes, cortesía del Sr. Manolo Torres.

 

 

Selección de reproductores
Este tema es muy importante ya que si haces consanguinidad vas a fijar tanto las cualidades como los defectos. Hay que tomar en cuenta, en el momento de seleccionar, la conformación de cada animal, puesto que esto va directamente relacionado con el estilo de pelea que quieres mantener.
Hay que tener presente que los ancestros de estas familias fueron animales de diferentes orígenes (orientales, europeos, etc.) La conformación te va a dar una idea muy clara sobre el estilo de combate, desde mi punto de vista, el equilibrio entre poder y velocidad te da el gallo más adecuado para nuestra navaja.
En términos generales, los gallos de más fondo son animales de músculos más alargados, más afilados de pechuga, cabeza cuadrada, más abundantes de pluma y ojos más encendidos. Estos gallos son menos veloces y tienen mucha más tendencia a intercambiar golpes, menos inteligentes, utilizan más la mordida y son mucho más rematadores.
Los gallos de más velocidad son de músculos más redondos, pechugas más llenas, ojos menos encendidos, patas más al frente, más espigados y pluma más pegada al cuerpo. Tienen mayor tendencia a pelear fuera de gallo, son más cuidadosos, y rematan mucho menos.
El punto de equilibrio entre estos dos estilos ha sido la búsqueda por cientos de años de todos los que hemos tenido la dicha de criar estos hermosos guerreros.

166manolo02

Todas las fotos son de Rancho Las Trojes, cortesía del Sr. Manolo Torres.

Instalaciones
Cabe mencionar que las instalaciones no tienen que ser muy costosas, simplemente prácticas y cómodas para los animales y desde luego que simplifiquen el trabajo de quien los maneja. Como mínimo deben tener un metro cuadrado por animal, por ejemplo para un trio, es práctico unir dos voladeros de 1.50 m por 1.00 m por las paredes laterales.
Las perchas deben estar máximo a 80 cm del piso, ya considerando 30 cm de cama, es decir, quedarán a 50 cm aproximadamente. Esto tiene una razón de ser: si colocas la percha muy alta el tiempo de adaptación entre las hembras es mucho más lento y provoca que algunas no quieran bajar de la percha por miedo a ser golpeadas por las demás. De lo contrario teniendo perchas más bajas las hembras se familiarizan con mucha mayor facilidad.
Recomiendo bebederos hechos con un garrafón de plástico de 10 litros, de preferencia blanco y con poca entrada de luz para evitar que se enlame. Deberán estar colocados por la parte exterior del gallinero y sobre la percha, con esto conseguimos agua fresca y siempre limpia. Al estar en alto los animales están menos propensos a comer tierra. Son fáciles de limpiar y de rellenar sin tener que entrar al gallinero.

166manolo03

Todas las fotos son de Rancho Las Trojes, cortesía del Sr. Manolo Torres.

Recomiendo nidos también de garrafón de plástico, estos de 20 litros, deberán ir colocados también por la parte exterior del gallinero, a la misma altura de la percha y habrá que hacerles dos orificios, uno en forma cuadrada que va hacia el interior del gallinero siendo este el acceso para la gallina y otro por la parte de atrás, redondo y de entre 15 y 20 cm de diámetro, por donde se va a recolectar el huevo. Con esto obtenemos varias ventajas: al recolectar el huevo por fuera evitas entrar y salir varias veces al día al gallinero, esto mejora notablemente el manejo ya que los sementales engallinados suelen volverse agresivos y de esta manera evitas que se maltraten, amén de evitar también la incomodidad para quien recolecta el huevo. Dentro del nido debe haber una cama de 6 a 8 cm. De arena y paja.
Este tipo de nido tiene muchas ventajas, es económico, se desinfecta fácilmente y se mantiene limpio.

166manolo04

Todas las fotos son de Rancho Las Trojes, cortesía del Sr. Manolo Torres.

El comedero debe ser de tolva e ir colgado frente a la puerta a 60 cm de ella, para poder abastecerlo sin tener que entrar al gallinero. Es importante que esté colgado con un subidor y mantener la parte baja del comedero a la altura del lomo de las gallinas para evitar el desperdicio de alimento.
La cama es muy importante, debe ser suave, hecha principalmente de arena (el tipo de arena depende de la zona en la que esté la gallera) esta se debe mezclar con tierra de hoja o de monte, estiércol de caballo, aserrín grueso, viruta o rastrojo molido sin grano. Esta es la forma de obtener una cama suave y uniforme y, por otra parte, mantener con facilidad la humedad que requieren para que se bañen o se revuelquen con frecuencia. (Recuerda, la cama debe humedecerse y voltearse frecuentemente)
La orientación del gallinero es muy importante, debe tener un rayo de sol tenue en la mañana y en la tarde preferentemente estar sombreado.

166manolo05

Todas las fotos son de Rancho Las Trojes, cortesía del Sr. Manolo Torres.

Manejo y alimentación
Esta es una parte fundamental para obtener buenos resultados.
De manera natural, el ciclo de reproducción de las gallinas comienza en primavera, estación del año en la que los días son más largos. Por esto en invierno es importante aumentar artificialmente las horas de luz, de manera que hay que instalar un foco en cada uno de los gallineros que se deberá mantener encendido durante las horas que sean necesarias para proporcionarles 14 horas de luz diarias a las gallinas entre luz natural y artificial. Es decir, si amanece a las 7 am y obscurece a las 6:30 pm. Se mantendrá la luz encendida de las 6:30 a las 9:30 pm, e irá disminuyendo conforme los días van siendo más largos en horas luz. A este proceso se le llama fotoperiodo.
De esta manera conseguiremos que las hembras rompan postura rápidamente por lo que podremos adelantar la producción aprovechando los meses en los que se facilita la crianza de los pollos.
Es importante mencionar que la condición física de los reproductores es esencial para obtener buena fertilidad y embriones fuertes, por lo que la forma de alimentarlos debe ser en horarios fijos y siempre racionado, ya que a libre acceso las gallinas tienen tendencia a engordar.
La ración correcta es de 80 g. por animal aproximadamente en el comedero de tolva por la mañana. A medio día se debe proporcionar alfalfa fresca, pasto o cualquier otro tipo de verde. Personalmente doy trigo germinado, que tiene la ventaja de producirse con gran facilidad independientemente de tener excelentes valores nutricionales y una gran calidad de fibra. Este se debe dar tirado en el piso, para provocar mucha actividad física.
Por la noche ya con la luz encendida (en invierno) y justo antes de obscurecer (en primavera) se debe tirar una revoltura de granos a razón de 30g. aproximadamente por animal, con esto nuevamente se promueve la actividad física, manteniendo así animales en excelente forma.

166manolo06

Todas las fotos son de Rancho Las Trojes, cortesía del Sr. Manolo Torres.

Recolección de huevo
Es recomendable recolectar el huevo de tres a cuatro veces por día, con esto evitamos calentamiento de huevo, huevo quebrado y hembras que coman huevo.
Otro punto importante es desinfectar el huevo una vez que haya sido recolectado, para almacenarlo en un lugar fresco, siempre con la punta hacia abajo y de preferencia en porta huevos de plástico. Esto facilita la desinfección y no tendremos el riesgo de usar porta huevos de cartón contaminados o de procedencia desconocida.Te recomiendo que el tiempo de almacenamiento no debe exceder siete días.

166manolo07

Todas las fotos son de Rancho Las Trojes, cortesía del Sr. Manolo Torres.

 

 

Deja un comentario